Yandex.Metrica

En la primera ronda eliminatoria, la corredora Nikki Hamblin de Nueva Zelanda tropezó y causó sin querer la caída de Abbey D’Agostino de Estados Unidos. D’Agostino ayudó a Hamblin a levantarse, y unos metros después la estadounidense estuvo a punto de abandonar la carrera pero la neozelandesa –en vez de retomar la prueba– la alentó para que cruzara la meta.

Abbey D’Agostino señaló que “aunque mis acciones fueron instintivas en ese momento, la única forma en la que pude racionalizarlo es que Dios preparó mi corazón para responder de esa forma”.

La caída tuvo serias secuelas en ambas y fueron las últimas en terminar la prueba en medio de una gran ovación.