Yandex.Metrica

 

Mi corazón se rompió cuando mi padre se fue de la casa al separarse de mi mamá. Recordaba todo lo que vivimos juntos, cada momento que disfruté a su lado, las tardes en que jugábamos fútbol, su amor.

Tal vez tienes recuerdos similares de tus padres o por el contrario son dolorosos, puede ser que alguno de ellos te hayan dejado, que esa relación haya roto tu corazón y estes en ese punto en el que parece que no hay manera de sanar.

Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.

Marcos 10:27

Del dolor a la alegría

La separación con mi padre pudo haber destruido mi vida pero al acercarme a Dios, él usó esta situación para permitirme conocer su poder de una forma especial y llevarme a interceder por mi papá. Mi oración todos los días era que algún día él conociera a ese Dios al cual yo estaba conociendo, quien me había amado y adoptado como su hijo y como resultado de su presencia había transformado el dolor en perdón y alegría, algo que sólo Dios puede hacer.

Aferrarnos a las promesas que él nos da en la Biblia nos da la fuerza para orar por otros y la esperanza de creer que ellos llegarán a conocerlo. Dios respondió mi oración y me permitió perdonar y amar a mi padre,  como tanto lo anhelaba cuando era un niño.

Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. Colosenses 3:13

*Te invito a acercarte a Dios, recibir el perdón y perdonar a tus padres:

“Pide perdón como hijo a tu padre Dios, vuelve a sus brazos, reconoce que lo necesitas que te has alejado y abre esa puerta para que entres y lo hagas un mejor hijo, reconoce tu debilidad y permite que Dios se haga fuerte en tu vida. Dale gracias por su misericordia y permite que Dios sane tu corazón con su presencia para que puedas rescatar a los que están lejos de él”.