Palabras de amor | Devocional

0
5506
Yandex.Metrica

 

¿Tus hijos saben que los amas?

Si te cuesta abrazarlos y expresar lo que sientes por ellos es probable que nunca hayas recibido ese afecto de tus padres, no es fácil ni genuino dar algo que no hemos recibido. Puede que esa dificultad para expresar amor se haya transformado en miedo al rechazo, amargura, perfeccionismo, razonamiento, baja autoestima y otras cosas que nos impiden expresar nuestro amor. La buena noticia es que Dios puede sanarlo todo.

La sanidad es una decisión que tomamos de manera personal pero quién nos sana es Dios. Èl se expresa hacia nosotros con un afecto profundo que sana las heridas que nuestros padres terrenales hayan dejado y nos permite comenzar a cambiar las generaciones futuras.

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. (1 Juan 4:8-10)

Dios nos enseña a amar como padres cuando somos amados como hijos. Lo increíble es que no se trata de un amor compartido, es un amor único y especial para cada hijo. Esa es la base sólida de una familia, desde donde se forman la disciplina, confianza y la identidad de una persona que es única y merece toda nuestra atención.

Exprésales tu amor.

Las cosas materiales son una buena manera de expresarnos, sin embargo, en ocasiones esa es la salida más rápida en medio del afán de la vida que trae indiferencia y frialdad. Es necesario usar nuestras palabras para decir a los hijos cuánto los amamos y lo importantes que son para nosotros, de esa manera los reafirmaremos y crearemos un lazo importante para guiarlos, ser autoridad en sus vidas, inspiración y ejemplo.

Jesús fue la mayor expresión del amor del Padre, una expresión extravagante de la cual todo el mundo se enteró.