¿Tracionado? | Devocional

0
2795
Yandex.Metrica

 

¿Cómo miras al que te traiciona?

Ser traicionado, engañado o defraudado es doloroso. La reacción inmediata que esto produce en nosotros no siempre es la mejor, como seres humanos tendemos a defendernos y cuando nos vemos en peligro salen a relucir los temores más profundos. Así mismo, cuando estamos del otro lado y somos nosotros los que cometimos un error nos encontramos con la mirada de alguien afectado.

La mirada de Jesús cuando Pedro lo traicionó es sorprendente. En primer lugar, Jesús ya le había advertido acerca de su futura traición, esto muestra que la convivencia con Dios nos prepara para lo que viene, nos hace conscientes de lo que puede estar oculto en nuestro interior, de una tendencia para hacer daño a otro o de la posibilidad de ser herido y la necesidad de perdonar por anticipado. Jesús ya había perdonado a Pedro antes de ser traicionado por él.

¿Cómo te mira Jesús?

La mirada del Señor es íntima, convincente, compasiva y nos redirecciona. Pedro vio en esa mirada su propio error, no como una acusación sino como una confrontación, aunque dolorosa, inevitable para llevarlo a entender lo que estaba haciendo y cambiar su manera de vivir. Esa mirada llevó a Pedro a llorar amargamente pero también a arrepentirse, perdonarse a sí mismo y volver a Dios.

Una mirada de gracia

El amor de Jesús se refleja en su manera de vernos, a pesar de nuestra lejanía, de nuestro error, su mirada es de gracia, no solo nos perdona sino que nos lleva a través de ese perdón a una restauración completa. Pedro finalmente cumplió el propósito de Dios en su vida, cuidó a las personas que le fueron encomendadas y seguramente siempre recordó la mirada de Jesús y lo que tiempo atrás le había dicho.

Luego Pedro se le acercó y preguntó: —Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien* que peca contra mí? ¿Siete veces?
—No siete veces —respondió Jesús—, sino setenta veces siete.

Mateo 18:21-22

Hoy Jesús te mira con amor, quiere cautivarte para hacerte consciente de lo que está en tu corazón,  te perdona y transforma para darte un futuro significativo.